Skip to content
Abre la barra lateral de navegación del sitio
Go to GoCardless homepage
Tarifas
Iniciar sesiónRegistrarse

Tarjeta virtual: ¿qué es y cómo funciona?

Escrito por

Última ediciónnov 20223 min de lectura

Conforme avanza la tecnología, tanto las empresas como los consumidores se encuentran con opciones más cómodas para hacer sus compras y gestionar su dinero, como el comercio electrónico, la banca online y las carteras digitales. Una de las novedades más recientes es la tarjeta virtual, una alternativa a las tradicionales tarjetas de plástico que no tiene una versión física. Entonces, ¿cómo funcionan los pagos mediante tarjeta virtual? Sigue leyendo para saber cómo hacer y aceptar pagos con tarjeta virtual y qué ventajas tienen estas tarjetas para tu negocio.

¿Qué son las tarjetas virtuales?

Como su nombre indica, las tarjetas de pago virtuales son tarjetas de débito o crédito que se crean totalmente en línea. A diferencia de las tarjetas tradicionales, no se emiten como una tarjeta física palpable que puedas llevar en la cartera. No obstante, siguen compartiendo las mismas características: tienen un número de 16 dígitos, fecha de caducidad y un CVV, igual que las tarjetas de toda la vida.

Aunque puedan confundirse con una tarjeta digital, no son lo mismo. Mientras que una tarjeta digital es la réplica de una tarjeta de crédito o débito que almacenamos en el teléfono, una tarjeta virtual no existe en formato físico. La única manera de configurarla es a través de la banca digital.

¿Cómo funcionan las tarjetas virtuales?

Las tarjetas virtuales funcionan prácticamente igual que las tarjetas de plástico tradicionales. Se pueden utilizar para hacer pagos por Internet, en comercios o para sacar dinero del cajero. Su principal característica es que, al no contar con una tarjeta física, los pagos se hacen con el móvil.

Por ejemplo, si vas a pagar la compra del supermercado en persona con una tarjeta virtual, necesitas asociar esa tarjeta a una cartera digital (como Google Pay o Apple Pay) y pagar con el móvil. En el caso de las compras a través de Internet, todos los datos de la tarjeta están almacenados en el portal de cliente de tu banco. Al no disponer de una tarjeta física, debes consultar el número, la fecha de caducidad y el CVV de tu tarjeta virtual en la web o en la app de tu banco antes de introducirlos en el formulario de pago.

Hay varios tipos de tarjetas virtuales dependiendo de si está asociada a una cuenta bancaria (como las tarjetas de crédito o débito) o si hay que recargar los fondos de la tarjeta, como en las tarjetas de prepago.

Los beneficios de las tarjetas virtuales para los negocios

A continuación, resumimos las principales ventajas de hacer y recibir pagos con una tarjeta virtual en tu negocio.

Mayor seguridad

El nivel de seguridad de las tarjetas virtuales es, quizás, su principal ventaja. Como esta tarjeta no tiene un formato físico, es casi imposible de clonar. Tampoco existe el riesgo de perderla o que la roben si te quitan la cartera. Además, ante cualquier sospecha, se pueden activar y desactivar fácilmente desde la aplicación del banco.

Operaciones más rápidas

Obtener una tarjeta virtual es rápido y sencillo. Puedes crear una tarjeta virtual para cada empleado que necesite hacer pagos en el día a día. Así, cada vez que haya que pagar a los proveedores, los empleados pueden utilizar su tarjeta individual en lugar de esperar a la autorización del responsable de contabilidad para utilizar la tarjeta de la empresa. Eliminando estos obstáculos, evitas esperas y agilizas las operaciones para que tu negocio funcione mejor.

Una tarjeta de débito al instante

Uno de los mayores inconvenientes de solicitar una tarjeta física es la espera (a veces, de varias semanas) hasta que llega por correo. Para los negocios que trabajan con equipos remotos, a esto se suma el tiempo del envío al domicilio de cada empleado. En cambio, las tarjetas virtuales se solicitan online y pueden activarse al instante para empezar a hacer pagos en pocos minutos.

Mejor control de los gastos

Pagar con una tarjeta virtual es una buena forma de mejorar la contabilidad de tu empresa, especialmente el control de los gastos. Puedes asignar una tarjeta virtual a cada empleado para saber adónde va tu dinero y en qué se ha gastado, agilizando el trabajo del personal de contabilidad. Las compras que se paguen con una tarjeta virtual quedan registradas digitalmente, por lo que es más fácil contabilizar los gastos en tu programa de facturación y contabilidad preferido.

¿Debes aceptar pagos con tarjeta virtual en tu negocio?

Cada vez son más los consumidores que apuestan por las tarjetas de crédito y débito virtuales. No obstante, aunque tienen sus ventajas, no siempre son el mejor método de pago que ofrecer a tus clientes.

Una tarjeta virtual sigue siendo una tarjeta, por lo que presenta los mismos inconvenientes que las tarjetas tradicionales. Además de las comisiones que los bancos cobran a los comercios por cada transacción, los pagos mediante tarjeta virtual no son infalibles. Pueden producirse errores o cancelaciones por otros motivos, como que la tarjeta haya caducado o, en el caso de las tarjetas virtuales de prepago, que no haya suficientes fondos para efectuar un cobro recurrente.

Para evitar retrasos y olvidarte de los pagos fallidos, te proponemos un método de pago más ágil y eficaz: los cobros por domiciliación bancaria con GoCardless. Con la domiciliación bancaria, podrás cobrar tus facturas en la fecha que tú elijas, sin esperar a que sea el cliente quien efectúe el pago por transferencia o con una tarjeta virtual.

Siempre a tu disposición

Sea cual sea el modelo de comercio electrónico que mejor se adapte a tu negocio, en GoCardless te ayudamos a gestionar todos tus cobros recurrentes y agilizar los procesos administrativos, reduciendo el tiempo que pasas reclamando el cobro de tus facturas pendientes. Además, también te ofrecemos una amplia selección de integraciones para que conectes GoCardless con tu software de contabilidad preferido.

Cuando no necesitas procesar montañas de facturas en papel, localizar transferencias y hacer una reconciliación bancaria laboriosa, tienes más tiempo para dedicarlo a expandir tu negocio. Ponte en contacto con nuestro equipo y descubre cómo puedes mejorar la tramitación de los cobros para tu negocio.