Skip to content
Abre la barra lateral de navegación del sitio
Go to GoCardless homepage
Tarifas
Iniciar sesiónRegistrarse

Métodos de pago para pagar a tus proveedores

Escrito por

Última ediciónmay 20223 min de lectura

Hay muchas formas de pagar a tus proveedores, por eso es importante elegir el método más adecuado para cada tipo de pago. Así no solo garantizarás una buena relación comercial con tus proveedores, sino que también mejorarás el flujo de caja de tu negocio.

Los impagos a proveedores en España

Los retrasos en el pago de las facturas son un problema que afecta a la liquidez de las empresas, sea cual sea su tamaño. El Estudio de plazos de pago en España en 2021 de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) indica que, aunque el plazo medio de pago ha mejorado gracias a las ayudas del Gobierno frente a la crisis del coronavirus, sigue estando por encima del máximo establecido por la ley.

Según los encuestados, las grandes empresas son las que más se demoran en el pago (61 %), seguidas por las administraciones locales (42 %). Pese a ello, muy pocos proveedores exigen a sus clientes los intereses de demora por sus facturas atrasadas: el 83 % de los proveedores que tienen clientes que no pagan sus facturas se resisten a exigir intereses por miedo a perder la relación comercial.

¿Qué dice la ley sobre los plazos de pago?

En respuesta a estos retrasos, en 2010 entró en vigor la conocida como Ley de Morosidad (Ley 15/2010) que fija los plazos máximos de pago de las operaciones comerciales:

  • Plazo máximo de 30 días para las administraciones públicas.

  • Plazo máximo de 60 días para las empresas privadas.

Superados estos plazos, la ley permite reclamar los intereses de demora e indemnizaciones por los costes de cobro. No obstante, pocos proveedores eligen esta vía por temor a que el pago se acabe retrasando aún más. Para prevenir el problema, te recomendamos estos 5 trucos para evitar los cobros morosos.

Los principales métodos de pago a proveedores

Es importante mantener una buena relación comercial con tus clientes y proveedores, respetando los plazos y métodos de pago acordados en el contrato. Estas son las formas de pago que más se utilizan.

Efectivo

Normalmente, los pagos en efectivo solo se usan para transacciones de poco valor, ya que mover grandes cantidades de dinero en efectivo supone un riesgo de robo o fraude. Además, los pagos en metálico suelen ser más difíciles de rastrear por su poca transparencia en comparación con otros métodos, como las transferencias bancarias. Recuerda respetar siempre el límite de pago en efectivo de 1000 € vigente en España.

Transferencia bancaria

Las transferencias bancarias son el método más extendido para pagar a los proveedores. Sus principales ventajas son la comodidad de poder hacer transferencias a través de la banca digital y la transparencia a la hora de registrar todos los pagos de tu negocio.

Domiciliación bancaria

A diferencia de las transferencias, en los pagos mediante domiciliación bancaria es el proveedor quien da la orden al banco para cobrar los fondos de la cuenta del cliente. Este método es muy cómodo para pagar las facturas recurrentes de tus proveedores habituales, ya que el proveedor es quien toma el control del proceso de pago —evitando excusas y retrasos— y tú solo tendrás que validar el pago.

Pago mediante cheque

Otro método de pago son los cheques (en papel o en cheque electrónico), aunque este método está empezando a desaparecer en favor de las tarjetas de crédito y la banca digital. Un cheque puede tardar varios días en cobrarse, ser devuelto por falta de fondos (con sus correspondientes comisiones) o incluso haber sido falsificado.

Pagaré

El pagaré es un método de pago a proveedores similar al cheque. Es un documento contable con el que el cliente se compromete a pagar una cantidad determinada al proveedor antes de la fecha de vencimiento fijada. Se llama así porque, para que sea válido, debe figurar en él literalmente la palabra «pagaré». 

Confirming, factoring y letra de cambio: otras formas de financiación

Estos tres métodos de pago sirven como instrumentos de crédito a corto y medio plazo para obtener financiación sin tener que solicitar los clásicos préstamos. Estas son sus diferencias:

  • Factoring: esta alternativa beneficia a los proveedores cuyos clientes suelen retrasarse en el pago. Consiste en que un banco (factor) otorga al proveedor un crédito a cambio de un conjunto de facturas pendientes de cobrar, más los correspondientes intereses y comisiones. De este modo, la gestión del cobro de esas facturas pasa del proveedor al banco.

  • Confirming: funciona de forma opuesta al factoring. El banco se encarga de gestionar los pagos de su cliente a sus proveedores, adelantando el importe de la factura al proveedor a cambio de cobrar unos intereses a su cliente por la gestión.

  • Letra de cambio: aunque cada vez se utiliza menos, es otro documento mercantil con el que el cliente (librador) ordena el pago de un importe determinado al proveedor (librado) antes de la fecha de vencimiento que se especifica.

Los negocios evolucionan con el tiempo, como también lo hacen sus procedimientos de pago a los proveedores. Conocer cuáles son tus opciones te ayudará a responder a las necesidades actuales de tu empresa y a aprovechar cualquier oportunidad para seguir creciendo.

Siempre a tu disposición

Sea cual sea el modelo de comercio electrónico que mejor se adapte a tu negocio, en GoCardless te ayudamos a gestionar todos tus cobros recurrentes y agilizar los procesos administrativos, reduciendo el tiempo que pasas reclamando el cobro de tus facturas pendientes. Además, también te ofrecemos una amplia selección de integraciones para que conectes GoCardless con tu software de contabilidad preferido.

Cuando no necesitas procesar montañas de facturas en papel, localizar transferencias y hacer una reconciliación bancaria laboriosa, tienes más tiempo para dedicarlo a expandir tu negocio. Ponte en contacto con nuestro equipo y descubre cómo puedes mejorar la tramitación de los cobros para tu negocio.