Skip to content
Abre la barra lateral de navegación del sitio
Go to GoCardless homepage
Tarifas
Iniciar sesiónRegistrarse

Cómo domiciliar recibos en tarjeta de crédito

Escrito por

Última ediciónjul 20222 min de lectura

Domiciliar recibos en tarjeta de crédito es una alternativa práctica que te permite ahorrar tiempo en tus gestiones. 

¿Quieres conocer todas las ventajas de la domiciliación bancaria para tu pyme? Sigue leyendo.

¿Qué es la domiciliación bancaria en tarjeta de crédito?

Se trata de un método utilizado para pagos y cobros recurrentes, y consiste en autorizar a un banco a abonar o cobrar las facturas de la empresa.

En el caso de los pagos a través de la tarjeta de crédito, el cliente autoriza al banco (o entidad bancaria) a efectuar cargos en su tarjeta de crédito vinculada a la cuenta bancaria.

Para empezar a cobrar por domiciliación bancaria, es necesario contar con una orden de domiciliación firmada por tu cliente.

A continuación, te explicamos cómo domiciliar un recibo con tarjeta.

En primer lugar, tendrás que ponerte en contacto con tu banco, luego tendrás que seguir los siguientes pasos:

  1. Indicar el servicio que quieres domiciliar (facturas de la luz, compañía telefónica, Internet, etc).

  2. Confirmar el número de la tarjeta de crédito.

  3. Especificar el periodo en el que se efectuará el pago, es decir, quincenal, mensual, trimestral o anual.

  4. Fijar el importe máximo para el pago automático para que no se carguen cantidades superiores.

No olvides, además, comunicar a los proveedores tu cambio de método de pago para garantizar la continuidad de los servicios.

Alternativas a la domiciliación de recibos en la tarjeta de crédito

La mayor alternativa al cobro de los recibos en la tarjeta de crédito es la domiciliación bancaria SEPA

Las diferencias se encuentran en el coste por transacción, la tasa de fracaso y la administración.

Las tarjetas de crédito tienen un coste por transacción alto y varía según la entidad y las condiciones acordadas. El coste de la domiciliación es bajo y, además, con GoCardless es menos de un 1 % por transacción hasta un máximo de 2 euros. Nuestra solución también ofrece descuentos por volúmenes de negocio elevados.

La tasa de fracaso con tarjeta de crédito suele ser más alta con respecto a la domiciliación debido a una eventual cancelación de la tarjeta y a la fecha de caducidad. Con GoCardless, la tasa es inferior al 1 %, lo cual es ideal para retener a clientes.

Si optas por domiciliar el cobro de tus facturas en las tarjetas de los clientes, puede que tengas que perseguir los pagos si, por ejemplo, sus tarjetas se cancelan o caducan. Con la domiciliación bancaria, no tendrás este problema porque solo se usan los datos de la cuenta que no caducan y cuya tasa de cancelación es mucho más baja que la de las tarjetas.

Siempre a tu disposición

Sea cual sea el modelo de comercio electrónico que mejor se adapte a tu negocio, en GoCardless te ayudamos a gestionar todos tus cobros recurrentes y agilizar los procesos administrativos, reduciendo el tiempo que pasas insistiendo en el cobro de tus facturas pendientes. Además, también te ofrecemos una amplia selección de integraciones para que conectes GoCardless con tu software de contabilidad preferido. 

Cuando no necesitas procesar montañas de facturas en papel, localizar transferencias y hacer una reconciliación bancaria laboriosa, tienes más tiempo para dedicarlo a expandir tu negocio. Ponte en contacto con nuestro equipo y descubre cómo puedes mejorar la tramitación de los cobros para tu negocio.