3 cosas por las que nunca deberías usar la Domiciliación Bancaria

La Domiciliación Bancaria no está indicada para operaciones instantáneas, de alto riesgo o para transacciones de gran valor.


La Domiciliación Bancaria no está indicada para operaciones instantáneas, de alto riesgo o para transacciones de gran valor

Aunque puedes cobrar casi cualquier servicio utilizando la domiciliación -aunque sea una sola vez- para pagos recurrentes (fijos o variables) o ad-hoc, existen 3 tipos de operaciones en las que nunca deberías utilizarla:

  • Pagos instantáneos. El pago por domiciliación tarda entre 3 y 5 días laborables, por lo que este método de pago no puede ser usado para pagar productos comprados vía ecommerce que deben enviarse inmediatamente.

  • Pagos extraordinarios para mercancías de gran valor. En la práctica, menos del 0,2% de los pagos por domiciliación se cargan de nuevo. Sin embargo, todavía no es recomendable utilizar la domiciliación bancaria para realizar los pagos de mercancías de gran valor (como los coches, por ejemplo), pues puedes exponerte a una reclamación por fraude.

  • Pagos de alto riesgo. No es recomendable utilizar la domiciliación con activos líquidos (como divisas o préstamos) o servicios como el juego, ya que es muy probable que pueda ser cargada de nuevo.

Si alguno de los cobros que realizas tiene que ver con esto, puede que necesites considerar el uso de otros métodos de pago como la tarjeta de crédito.

La Domiciliación Bancaria te permite tener el control, además de ahorrar tiempo y dinero.

Si estás cobrando con cualquier otro método de pago es probablemente que valga la pena echar un vistazo al funcionamiento de la Domiciliación Bancaria. Alrededor de 60.000 organizaciones ya lo están utilizando para cobrar incluyendo facturas de servicios públicos, suscripciones de membresía, donaciones caritativas y facturación de B2B. Aquí tienes tres grandes razones por las que unirse a ellos:

  • La domiciliación bancaria te permite tener el control. Una vez que tienes la autorización de tus clientes, puedes iniciar los cobros, el cliente no necesita hacer nada más. Esto también significa que puedes variar la cantidad del pago y la frecuencia cuando lo necesites.

  • La domiciliación bancaria te ahorra tiempo de gestión. Puedes automatizar por completo el proceso de pago, reduciendo el tiempo que destináis tanto tú como tu cliente a la gestión. Los pagos se realizarán automáticamente cuando estén listos sin que tu cliente necesite hacer nada.

  • La domiciliación bancaria es más barata que el pago con tarjeta. Utilizar tarjetas de crédito o débito cuesta entre un 1 y un 3% del importe de la transacción, sin límite. En comparación, la domiciliación bancaria normalmente cuesta mucho menos. Por ejemplo, GoCardless sólo cobra un 1% por cada transacción, con un límite de 2 euros (o incluso menos, si tienes bastantes transacciones).

Si quieres saber más sobre domiciliación bancaria, puedes leer este artículo sobre la domiciliación en España.

Los últimos consejos de nuestros expertos

Cómo el open banking ayudará al sector energético

En GoCardless, utilizamos el open banking como plataforma para mejorar los pagos a nuestros clientes y en este post, vamos a ver cómo su uso podría afectar a las empresas energéticas y a sus clientes.

e-Guía gratuita: El éxito de SaaS en el ciclo de vida del cliente

Hemos preguntado a algunos de más famosos emprendedores de empresas B2B del mundo SaaS cómo han crecido, cómo han conseguido mejorar la experiencia de cliente, y por supuesto, cómo han logrado optimizar cada fase. Aquí encontrarás sus respuestas.

¿Se están perdiendo las empresas todo el poder de la tecnología SaaS?

Las herramientas SaaS (Software-as-a-Service) son el motor que impulsa la industria de computación en la nube. No es de extrañar que tantas empresas hayan empezado a utilizar a este tipo de tecnología externa teniendo en cuenta el ahorro que supone, la facilidad de implementación, y la flexibilidad que ofrece.

Visualiza todos los consejos


Nuestras guías

información detallada sobre la Domiciliación Bancaria o Adeudo Directo SEPA