Skip to content
Go to GoCardless homepage
TarifasDesarrolladores
Iniciar sesiónRegistrarse

Ventajas de las transferencias periódicas

Última ediciónabr 20223 min de lectura

Una transferencia periódica es un método sencillo para efectuar pagos automáticos desde una cuenta bancaria. El titular de la cuenta solo tiene que autorizar a su banco para programar el envío de una cantidad de dinero determinada en intervalos regulares.

Las empresas que cobran pagos regulares, como servicios de suscripción o pagos a plazos, pueden cobrar sus facturas mediante transferencias periódicas. En este artículo te explicamos las ventajas e inconvenientes de cobrar a tus clientes con este método.

¿Qué es una transferencia periódica?

Una transferencia periódica (también llamada transferencia ordinaria u orden permanente) es un tipo de pago automatizado que permite a una persona o empresa dar instrucciones a su banco para enviar una cantidad fija de dinero a intervalos programados. El pagador es quien controla la transferencia periódica: de él depende configurarla, fijar el importe y programar la frecuencia de los pagos. Las transferencias periódicas suelen programarse para un periodo de tiempo determinado (por ejemplo, el día 15 de cada mes durante un año) o hasta que se cancelan.

Una transferencia periódica no es lo mismo que la domiciliación bancaria. Como es el cliente quien establece los pagos, es él quien debe introducir el importe y la frecuencia de pago y asegurarse de que los datos de la cuenta del beneficiario son correctos.

Algunas pymes utilizan las transferencias periódicas para cobrar los pagos regulares de sus clientes. Recibir una transferencia periódica no suele tener ningún coste y, una vez que la transferencia se ha configurado, podrás tener la tranquilidad de que vas a cobrar los pagos automáticamente y a tiempo. 

¿Cómo funcionan las transferencias periódicas?

Cualquier persona o empresa con una cuenta corriente puede programar una transferencia periódica, ya sea por internet, desde la aplicación del banco o acudiendo a una sucursal. Solo hace falta aportar los datos de la cuenta beneficiaria para autorizar el pago.

Una transferencia periódica se diferencia de la domiciliación bancaria en que es el pagador quien autoriza al banco a «enviar» los fondos a la cuenta de otra persona u organización. En cambio, en la domiciliación bancaria, el beneficiario del pago pide permiso al pagador para «sacar» los fondos de su cuenta de forma recurrente.

Dado que es el pagador el que configura los pagos, ten en cuenta que el cliente los puede cambiar o cancelar sin notificarlo, por lo que tendrás que confiar en que no interrumpirá los pagos sin ningún motivo.

¿Cuándo se usan las transferencias periódicas?

Las transferencias periódicas se utilizan para efectuar pagos regulares y recurrentes de una cantidad determinada que no varía de un mes a otro. Algunos de los ejemplos más habituales son:

  • Pagar el alquiler o la hipoteca

  • Pagar las cuotas periódicas de los servicios de suscripción

  • Hacer pagos recurrentes a familiares o amigos (por ejemplo, al dividir gastos)

  • Pagar por servicios profesionales

 Para las empresas, también puede ser conveniente pagar ciertos gastos fijos mediante transferencias periódicas, como el alquiler del local o el servicio de limpieza.

Ventajas e inconvenientes de las transferencias periódicas para las empresas

Las transferencias periódicas son muy útiles. El cliente únicamente tiene que configurar el pago una vez para que empiece a procesarse de manera automática, lo que es mucho más conveniente que tener que acordarse de pagar las facturas cada mes.

Sin embargo, las transferencias periódicas no son la única forma de realizar pagos bancarios automáticos y, además, presentan algunas limitaciones. A continuación te resumimos cuáles son las ventajas e inconvenientes de cobrar tus facturas mediante transferencias periódicas.

Ventajas de las transferencias periódicas

  • El cliente se encarga de programar el pago y gestionar el trámite con el banco, dejándote más tiempo libre para dirigir tu negocio.

  • Apenas tienen coste alguno. Las transferencias periódicas suelen ser gratuitas o conllevan una comisión muy baja.

  • Son útiles para recibir pagos fijos, ya que una vez que el cliente autoriza la transferencia periódica, puedes confiar en que recibirás la cantidad fijada en las fechas acordadas.

  • Como el cliente no tiene que intervenir para enviar el pago manualmente cada mes, hay menos riesgo de acabar teniendo que reclamar tus facturas impagadas.

Inconvenientes de las transferencias periódicas

  • Las transferencias periódicas requieren que el cliente actúe y programe la transferencia, por lo que dependes del cliente para empezar a recibir los pagos. 

  • No recibirás ningún aviso si un pago falla o se cancela. Tendrás que comprobar personalmente tu cuenta bancaria y luego identificar al cliente para reclamar el pago.

  • Tendrás que seguir revisando manualmente si tu cliente te ha pagado y conciliar los pagos recibidos con las facturas pendientes, lo que supone un mayor esfuerzo administrativo.

  • Las transferencias periódicas solo son útiles para los pagos de importe y frecuencia fijos, ya que tu empresa no tendrá autorización para modificarlos si varían.

Empieza a cobrar tus facturas mediante transferencias periódicas con GoCardless

Las empresas con una clientela pequeña y de confianza pueden beneficiarse de recibir los pagos mediante transferencias periódicas, siempre que estos sean de una cantidad y ciclo de pagos fijos. 

GoCardless te facilita el cobro de los pagos mediante transferencias periódicas.

Te ayudamos a tramitar los cobros regulares durante todo el proceso: desde la creación de facturas recurrentes, hasta la gestión segura de los pagos y el ingreso de los fondos en la cuenta de tu negocio. Cobrar tus facturas con transferencias periódicas ayuda a prevenir problemas de flujo de caja, ya que garantiza una mejor gestión de los cobros a tus clientes.

Siempre a tu disposición

Sea cual sea el modelo de comercio electrónico que mejor se adapte a tu negocio, en GoCardless te ayudamos a gestionar todos tus cobros recurrentes y agilizar los procesos administrativos, reduciendo el tiempo que pasas insistiendo en el cobro de tus facturas pendientes. Además, también te ofrecemos una amplia selección de integraciones para que conectes GoCardless con tu software de contabilidad preferido.

Cuando no necesitas procesar montañas de facturas en papel, localizar transferencias y hacer una reconciliación bancaria laboriosa, tienes más tiempo para dedicarlo a expandir tu negocio. Ponte en contacto con nuestro equipo y descubre cómo puedes mejorar la tramitación de los cobros para tu negocio.