Skip to content
Abre la barra lateral de navegación del sitio
Go to GoCardless homepage
Tarifas
Iniciar sesiónRegistrarse

El justificante de transferencia bancaria

Escrito por

Última ediciónoct 20223 min de lectura

Cada vez que haces una transacción con tu cuenta bancaria, ya sea ingresar dinero en el cajero o pagar automáticamente un recibo domiciliado, lo habitual es que el banco te proporcione un documento como justificante de la operación en caso de errores o discrepancias. Lo mismo ocurre con las transferencias bancarias. Te explicamos en qué consiste un justificante de transferencia bancaria y qué utilidad tiene para las empresas.

¿Qué es un justificante de transferencia bancaria?

Un justificante de transferencia bancaria (también llamado comprobante de la transferencia) es un documento financiero que expide el banco como prueba de que has efectuado una transferencia de una cuenta a otra.

Tradicionalmente, los comprobantes bancarios solían ser de papel. En la actualidad, todos los bancos ofrecen ya la opción de descargar una copia digital o enviarla al titular de la cuenta por correo electrónico, especialmente en el caso de la banca digital. Enviar justificantes digitales permite al banco ahorrar en costes de impresión, pero también beneficia a las empresas, que reducen el tiempo que pasan procesando, escaneando y archivando documentos en papel.

¿Qué información contiene un justificante de transferencia?

Cuando haces una transferencia, el banco genera un comprobante de pago con los datos de la operación. La información básica que debe aparecer en un justificante de transferencia bancaria es la siguiente:

  • El titular y número de cuenta del pagador.

  • El titular y número de cuenta del beneficiario.

  • El importe que se ha transferido.

  • La referencia, concepto u observaciones de la transferencia.

  • El tipo de transferencia.

  • La fecha de la transacción.

¿Para qué se usan los justificantes de las transferencias?

Cada vez que envías dinero a otra cuenta, puedes solicitar una confirmación de la transferencia a tu sucursal (si la transferencia es presencial) o descargarla desde la web del banco como comprobante del pago.

Por ejemplo, si tienes proveedores extranjeros a los que necesitas comprar mercancía urgentemente, este documento sirve para demostrar que has tramitado la orden de pago, puesto que las transferencias internacionales tardan varios días en llegar. El proveedor tendrá una garantía de que la operación se ha hecho y que el dinero llegará a su cuenta tarde o temprano, por lo que puede comenzar a preparar el pedido para enviarlo lo antes posible y prevenir retrasos.

Aportar un justificante de la transferencia también te ayuda a evitar disputas relacionadas con los detalles de las transferencias. Aunque no siempre es posible cancelar una transferencia errónea, un justificante te da la posibilidad de comprobar si los datos de la transferencia son correctos. Así, puedes saber si el dinero se ha depositado en la cuenta equivocada, o si has vuelto a pagar por error una factura de un proveedor que ya se pagó anteriormente, un despiste humano que suele ocurrir mucho en las empresas que no automatizan los pagos a sus proveedores.

Por si fuera poco, guardar los comprobantes de las transferencias agiliza el proceso de reconciliación bancaria. Los empresarios y autónomos deben incluir todos sus gastos en los libros de contabilidad, un trabajo necesario, pero que puede volverse tedioso cuando hay que procesar montones de justificantes en papel. Gracias a la tecnología, hay muchas herramientasque pueden agilizar este proceso. Por ejemplo, la mayoría de los principales programas de facturación y contabilidad te permiten escanear o guardar en la nube los justificantes de las transferencias bancarias cuando los introduzcas en el sistema, entre otras estrategias para automatizar la administración de tu negocio.

¿Es obligatorio guardar el justificante de cada transferencia?

Guardar copias de los justificantes de las transferencias bancarias te ayudará a gestionar mejor la contabilidad de tu empresa.

En el artículo 29 de la ley 58/2003 de 17 de diciembre, la Agencia Tributaria señala la obligación de las empresas de emitir facturas y conservar todos los justificantes que guarden relación con las obligaciones tributarias. Estos documentos mejoran la transparencia y demuestran a la Administración qué operaciones se han hecho con el dinero del negocio. De este modo, en caso de una posible inspección de Hacienda, te ahorrarás quebraderos de cabeza si ya tienes copias de tus facturas y justificantes de pago.

Siempre a tu disposición

Sea cual sea el modelo de comercio electrónico que mejor se adapte a tu negocio, en GoCardless te ayudamos a gestionar todos tus cobros recurrentes y agilizar los procesos administrativos, reduciendo el tiempo que pasas reclamando el cobro de tus facturas pendientes. Además, también te ofrecemos una amplia selección de integraciones para que conectes GoCardless con tu software de contabilidad preferido.

Cuando no necesitas procesar montañas de facturas en papel, localizar transferencias y hacer una reconciliación bancaria laboriosa, tienes más tiempo para dedicarlo a expandir tu negocio. Ponte en contacto con nuestro equipo y descubre cómo puedes mejorar la tramitación de los cobros para tu negocio.